Cuero hecho de hongos para decir adiós al cuero de origen animal


Tradicionalmente el cuero se fabrica utilizando piel de origen animal sin embargo los hongos pueden convertirse en la nueva alternativa para su fabricación.

En los recientes años, diversas empresas de alrededor del mundo comenzaron la transformación de los hongos en un material similar a la piel animal para obtener una alternativa no plástica del cuero.

Para su fabricación, se emplea la zona del sombre o el tallo de los hongos, pero una empresa estadounidense se arriesgó con un método diferente de sus rivales. Y es que la empresa de biotecnología “American Bolt Threads” logró fabricar cuero a partir del micelio, es decir la raíz de la seta.

Empleando una estrategia única y bastante alejada de los métodos comunes, esta empresa se arriesgó y elaboró exitosamente el llamado “Mylo” o cuero de hongo. Un increíble descubrimiento, para esta compañía, reconocida en el entorno de los biomateriales por su trabajo con la artificial “seda de araña” hecha de jarabe de maíz fermentado.

Cuero de hongos, un increíble avance con un proceso relativamente simple

Para la fabricación de este nuevo cuero, no se necesita de cultivar ningún tipo de hongo, pese a su nombre. Dado que el elemento principal para su creación se encuentra en las células miceliales que se «cultivan» en un soporte de maíz.

Mediante un control de las condiciones que rodean dicha planta de maíz, es posible lograr un crecimiento vertical de las células miceliales. De esta forma se pueden ensamblar de forma autónoma en una red tridimensional de células, brindando así al material una resistencia que se potencia tras el proceso de curtido.

Este paso modifica y presiona las micelas hasta lograr el grosor deseado, resultando en un material bidimensional con cualidades similares al cuero natural. Evitando así, el tacto plástico típico de las imitaciones de cuero, que además de su apariencia “falsa” representa un problema para su desecho.

Uno de los atributos de este material, es que puede pintarse con té, debido a la capacidad colorante de los taninos, por lo que es biodegradable. Además, de su versatilidad para la fabricación de múltiples productos que requieran del cuero como base.

Igualmente, con el desarrollo de este tipo de cuero más natural, se espera reducir la cantidad de piel natural de origen animal de los mercados mundiales. Dado que al emplear biomateriales, se podría disminuir la cría de animales para la fabricación de cuero natural, al recurrir a esta alternativa más amigable con el medio ambiente y los animales.