Ansiedad por coronavirus: 7 estrategias que pueden ayudarnos


El rápido contagio del coronavirus alrededor del mundo generó una sensación  de pánico, preocupación, alerta y ansiedad por parte de la población.

Para la psicología, el contagio social ocurre en situaciones donde  las emociones se contagian fácilmente hasta causar estrés, ansiedad y temor.

Un escenario bastante similar al existente actualmente alrededor del mundo debido a la rápida expansión del coronavirus o Covid-19. Una epidemia mundial que suma cientos de miles personas contagiadas y fallecidas por los efectos derivados de esta enfermedad.

Cuyo nivel de alerta por el riesgo de contagio ha sumado a la mayoría de los países en un estado de prevención y ansiedad. Por lo que se han decretado en casi todas las naciones, diversas medidas preventivas que buscan generar un mayor control sobre el número de personas expuestas al coronavirus.

Estás medidas preventivas además de perseguir un mejor control y protección por parte de los gobiernos. También busca brindar una sensación de seguridad a las personas, quienes en su mayoría se encuentran en un estado de preocupación y ansiedad debido a lo incierto de la situación actual.

Es por ello que con el paso de los días, las personas lentamente comienzan a contagiarse del estrés, temor, ansiedad y preocupación del entorno. Por lo que es de vital importancia aprender a contener su efecto para así poder enfrentar de mejor forma la epidemia.

Controlar la ansiedad causada por el coronavirus

La ansiedad producida por el coronavirus es una situación que tanto los gobiernos como los civiles deben saber controlar. Debido a que la sensación de pánico y temor relacionado con ella, logra afectar el comportamiento lógico y racional.

Una población sumergida en la inestabilidad y la irracionalidad, realiza acciones que ponen en peligro a los otros miembros de la sociedad. Debido a que se fomentan pensamientos y comportamientos que resultan más dañinos que el virus.

De ahí la importancia de enfrentarse a los peligros y temores manteniendo la cordura, la empatía y la compresión hacia las demás personas. Por lo que muchos psicólogos actualmente se encuentran brindando algunas herramientas que te permitirán sobrellevar la situación actual de la mejor forma.

7 herramientas para superar el pánico del coronavirus

Evitar la infoxicación: La búsqueda imparable de información genera que los individuos se expongan a un gran consumo de noticias y datos. Sin embargo esta obsesión termina generando un mayor estado de ansiedad en quien accede a datos como el número de contagiados y fallecidos, predicciones y especulaciones.

No te aferres a pensamientos negativos: Lo más importante ante esta situación de estrés, es enfocarte en un pensamiento lógico y racional. Al prevenir los efectos del miedo, logras mantenerte centrado y enfocado en las mejores opciones.

Establece tu rutina: La incertidumbre puede causar un mayor estado de pánico, por lo que te recomendamos crear una rutina. De esta forma te aseguras de mantener un control sobre tu día a día, de forma de evitar que el temor se apodere de tus pensamientos.

Expresa tus emociones: Compartir tus sentimientos te permitirá mantener un equilibrio mental y una retroalimentación por parte de tu entorno. De forma que no almacenas todos esos pensamientos dentro de ti, al abrirte a la esperanza, energía y positividad de otros.

Se realista: La mejor forma de enfrentar la ansiedad, es permanecer aferrado a la realidad. De esta forma logras entender, aceptar y respetar sin subestimar ni exagerar el riesgo existente en tu país, ciudad o residencia.

Mantenerte en control: Es importante no perder la cabeza con aquellas situaciones donde careces de control. Mejor mantente calmado, tranquilo y en control absoluto de tus emociones y comportamientos. Así podrás enfrentar con mejor actitud, el estado de alerta.

Permanece conectado: Aunque en muchos países existe un estado de cuarentena preventiva, lo más ideal es mantenerte conectado –así sea online- con tus seres queridos. No dejes que el aislamiento se apodere de tu mente, y cada día establece una actividad o meta diaria que te permita entretenerte y mantenerte activo.